Cabañas en la Cumbre, una sustancial infraestructura

Cabañas en la Cumbre, una sustancial infraestructura

Los impresionantes panoramas naturales de las cabañas en la cumbre y sus indispensables espacios culturales y recreativos, proponen a los turistas un extenso programa de ocupaciones en donde se tienen dentro configuraciones de todas las clases.

Las cabañas en la Cumbre tienen una sustancial infraestructura, reuniendo diferentes estilos, escenarios de calidad y proposiciones complementarias; la mayor parte de ellos tiene una propiedad en común: son atendidos por sus propios dueños, lo que brinda un valor de servicio personalizado y un ámbito familiar.

La villa serrana se transformó en uno de los lugares turísticos más distinguidos del Valle de Punilla.

Este lugar romántico y relajado dista a 94 Km. de la región de Córdoba por la Ruta Provincial Nº 38 Norte. En La Cumbre el turista va a encontrar uno de los microclimas más ambicionados del planeta por el valor terapéutico del mismo. Realizando honor a su nombre, es el punto más prominente de las Sierras del Valle de Punilla con unos 1180 m.s.n.m.

La arquitectura del lugar esta compuesta por enormes casonas de origen inglés que ensamblan sorprendentemente a la naturaleza con la cultura.

Las cabañas en la cumbre ofrecen paseos y circuitos memorables para desarrollar toda clase de ocupaciones, tiene numerosos balnearios, destacándose en medio de estos el Balneario Municipal de El Chorrillo, por estar constituido con dos enormes piletas sobre el cauce del mismo río.

La Cumbre se adueña de cada estación del año, y al visitarla es imposible dejar de comprender el Museo de Manuel Mujica Lainez, el Golf Club de nivel en todo el mundo, la Capilla San Roque o el Cristo Redentor situado en una ladera de las Sierras Chicas. Además se tienen la posibilidad de llevar a cabo emocionantes excursiones como parapentismo en Cuchi Corral  o hacer las cabalgatas más aventureras.

La hospitalidad de la multitud y los panoramas de La Cumbre se traducen de forma automática en una tranquilizadora hermosura.